“EL ENEMIGO EN CASA”

No me gusta, nada, la actitud que tienen algunos árbitros con sus asistentes y el cuarto árbitro sobre el terreno de juego, dejándolos en más de una ocasión en una posición muy complicada. Estos solo buscan salvarse de las críticas que pudieran surgir por una decisión tomada contra los interés de algún club en particular. Colegiados que solo buscan quedar bien con los jugadores y salir “guapos” en la foto.

 

real-madrid-1-1-barcelona-piquc3a9-ronaldo

Este tipo de comportamientos se hacen para evitar las criticas que pudiesen surgir en algunos medios de comunicación, ya que estos suelen comentar: El mejor árbitro es el que pasa desapercibido y aguanta este tipo de actitudes de los jugadores, sino es así, se puede romper el partido.

El éxito del arbitraje está en trabajar en equipo, donde todos los miembros del mismo deberían tener su cuota de protagonismo y bajo ningún concepto un miembro de este grupo puedo escalar dañando la imagen de alguno de sus compañeros.

Recuerdo que en uno de mis primeros partidos como cuarto árbitro en Primera División, militaba por aquel entonces en Segunda División B, llamé al árbitro del encuentro y le dije: ‘’El entrenador te ha llamado hijo de puta’’, y me dice: “No me compliques la vida, novato”. ¡Joder! pensé, ¿Este está en primera división? El que le está complicando la vida es el entrenador, no yo. Un árbitro bajo ningún concepto puede permitir que se le falte el respeto a ningún miembro del equipo arbitral

No me gusta ver a los árbitros aguantando todo tipo de protestas y malos modos efectuados por parte de jugadores y entrenadores. Un colegiado tiene que tomar una serie de medidas y ser inflexible para ganarse el respeto de todos y bajo ningún concepto debe permitir que el control del partido lo lleven otros, el árbitro es el responsable de todo lo que sucede sobre el terreno de juego.

Nunca he permitido sobre el verde que un jugador o entrenador se dirigiese a un miembro de mi equipo arbitral, con insultos o cualquier tipo de actitud anti deportiva, por una simple razón:

  • Cuando se permiten ciertos comportamientos por parte de jugadores y entrenadores durante un partido se adquieren vicios, estos con el paso del tiempo se van heredando hasta que llegan  a establecerse como norma, haciendo un daño irreparable hacia el colectivo arbitral.
Anuncios

Acerca de perezlima

Ex árbitro de Primera División Comentarista deportivo Escritor y conferenciante

Publicado el noviembre 18, AM en Actualidad, Conferencia, Jornadas, Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: